El Tío Antolino

 

Escritor. Poeta. Novelista

 



Un relato basado en el naufragio del Trasatlántico  Sirio en las costas de Cabo de Palos y en la vida y milagros de San Ginés de la Jara.

192 páginas

Editado: 2003



Prólogo del Periodista Manuel Ramírez Álvarez

Debo confesar abiertamente que me ha costado un enorme esfuerzo escribir este prólogo. A uno le asalta la duda de no poder transmitir en unas pocas líneas el nivel de sentimiento que pone Rogelio García, autor de este libro en cada una de sus obras.

Frenético y polifacético escritor, Rogelio igual se atreve con poesía que con narrativa, en ambos estilos su pluma es la prolongación de su alma. Porque él escribe con el alma y el corazón. Cada personaje de sus historias lleva algo suyo consigo y los vive con tal intensidad que nadie, ni tan siquiera él mismo, puede escapar a la intensa emoción que produce la lectura de sus libros.

 

El Tío Antolino, personaje entrañable, es el máximo exponente de un laborioso trabajo  basado en dos importantísimos acontecimientos para Cabo de Palos, antaño pequeño pueblecito de pescadores del litoral cartagenero, el hundimiento del vapor italiano Sirio y la milagrosa vida de San Gines de la Jara. Sin querer ser un libro histórico, los datos que aparecen en esta narración han sido recopilados por el autor en archivos municipales, bibliotecas e incluso en entrevistas mantenidas con los descendientes en tercera o cuarta generación de alguno de sus protagonistas, como en el caso del hundimiento del Sirio.

 

 

Hijo adoptivo de Cabo de Palos, su lugar de residencia desde hace muchos años, Rogelio siente una estrecha vinculación con esta población. A ella, en parte, va dedicado este libro que, además de cautivar al lector, reivindica el primer centenario de este pequeño puerto pesquero. Centenario que, a pesar de los esfuerzos de algunas personas residentes en el lugar, ciertamente muy pocas, ha pasado desapercibido para casi todo el mundo.

 

La tierna historia de Pedro, uno de los personajes protagonistas de este relato, refleja el cariño que Rogelio siente por los niños y que no puede ni quiere ocultar. Su anterior lanzamiento editorial, hace tan solo unos meses, El Pastor de las Roquetas, primer libro de narrativa que publico, es un cuento de amor, de princesas y castillos, apto para todas las edades y cuyos protagonistas curiosamente también son una pareja de jóvenes.

 

Pero Rogelio ha querido ir mucho mas allá con el "Tío Antolino", y además de novelar una historia que tiene muchísimo de él, de su dura infancia, de la lucha por sobrevivir en unos tiempos difíciles, lanza un mensaje al mundo para que se mentalice en preservar el rico patrimonio que nos legaron nuestros antepasados.

 

El abandono y la casi total destrucción del Monasterio de San Gines, la contaminación progresiva del Mar Menor, la masificación urbanística a la que se encuentra sometida Cabo de Palos, son temas denunciados abiertamente pro el autor en esta publicación.

 

Su preocupación por conservar la historia de los lugares mas emblemáticos, profundamente queridos por él y trasmitirla a las nuevas generaciones, le ha llevado a plantear el conocimiento de la historia con un tratamiento nuevo, diferente, el literario. Así, el "Tío Antolino", además de ser un libro que seguro calara profundamente en el lector por la tierna historia que esconde entre sus paginas, servirá para aclarar alguno de los puntos oscuros del hundimiento del Sirio frente a las cotas de Cabo de Palos en agosto de 1906, un acontecimiento histórico que marcaría eternamente a esta población.

 

 

Por otra parte, el autor hace un recorrido por la vida de San Gines de la Jara, santo milagrero que posteriormente daría nombre al Monasterio y que según cuenta la leyenda, arribo a la playa de Levante en Cabo de Palos flotando sobre su capa.

 

El progresivo deterioro del Mar Menor es otro de los temas tratados en esta narración y que preocupa profundamente a Rogelio García, hombre claramente comprometido con la conservación de su entorno.

 

¿Quien puede ofrecer mas en una misma historia?. El "Tío Antolino" marcara un antes y un después en este autor que, con esta obra, se consagra como uno de los escritores mas importantes y polifacéticos de nuestra zona.

 

Estamos convencidos que el lector quedara cautivado con este relato cuya producción ha llevado meses y meses de incansable trabajo de investigación de datos y documentos históricos. Con su detallada exposición, se hace muy fácil trasladarse a aquellos años y vivir los hechos narrados con la misma intensidad de sus protagonistas.

 

El "Tío Antolino" es, sin lugar a dudas, la obra cumbre de un autor que ama intensamente a Cabo de Palos y cuya vida gira en torno a la escritura. Esperamos que la moraleja que esconde este libro sea tenida en cuenta por aquellos que tienen en sus manos la posibilidad, la obligación es de todos, de mantener vivo el legado que nuestros predecesores tienen el derecho a recibir.

 

Contraportada

 

Tal vez que con toda la razón, si se pudieran trasladar las miradas de aquellas pavorosas gaviotas de esta narración al siglo XXI, no nos resultaría tan extraño ver el desastre ecológico al que estamos dando lugar los hombres de nuestros días. Son de mayores magnitudes, a pesar de que no hay ni uno de nosotros, los mortales, que esté de acuerdo con tales barbaridades de vertidos no solamente al mar, también a los ríos, convirtiendo las aguas en putrefactas cloacas.

 

No hablemos de los incendios forestales, de hierros retorcidos en las carreteras por exceso de velocidad, o el alcohol que se llega a convertir en pistola manejada por las garras de la muerte y hasta nos lleva a una silla de ruedas que es aun peor.

 

No soy nadie para censurar las acciones de los demás, pero que me pueden decir de esas pistolas que matan por la espalda, de mujeres maltratadas en el mejor de los casos, porque no son pocas las que duermen en los camposantos a consecuencia de un disparatado temperamento. ¿Verdad que todos estamos seguros de no estar encuadrados en esos malévolos parámetros?.

 

¿Entonces quienes somos los desertores de los derechos, no solamente humanos, sino también de la naturaleza?.

 

¿Quienes somos los responsables del mal uso de los legados que nos dejaron nuestros padres?.

 

Quiero detener por un momento la mirada en algo que esta en la historia que hemos terminado de leer. Exactamente en esas raíces que duermen a punto de desaparecer de nuestros ojos, como lo es el legado del Monasterio de San Gines y sus nueve ermitas.

 

Tal vez a muchos esto no les diga nada. Y no es que sea imprescindible. Es mucho mas que todo eso. Son las raíces de otras culturas, de las que nosotros hemos heredado la forma de avanzar en todos los parámetros culturales y tecnológicos.

 

Hay un refrán que dice: "A los tuyos con razón o sin ella". Si somos capaces de reunir en infinidad de casos centenares de millones para ayudar a otros seres necesitados, ¿por que no forzarnos a medida de cada posibilidad y creencia para salvar esas reliquias de tesoros tan importantes?. Cuando ya no se puedan recuperar, ¿sabremos llorar al lado de sus cenizas?.

 




 

 










Quizás hubiese sido más propio titular a este libro "UNA PAGINA SIN ESCRIBIR". Sí, una página más que no se llegará a escribir jamás. Será como una sombra sepultada en los brazos del olvido.

 

 

En esta ocasión nos internamos en aquel rincón del tiempo, donde el Trasatlántico de nombre "Sirio", fue el mayor exponente de una dantesca efemérides que llegó a traspasar las más diversas fronteras.

 

 

El derrotero de dicho buque en los Bajos de las Hormiga, hizo estremecer a propios y extraños de nuestro país.

 

 

Puede estar seguro que, a pesar de que esta narración está apoyada en personajes ficticios por razones obvias que no vienen al caso, no es menos cierto que los hechos, en un alto porcentaje, son pasajes acaecidos y narrados en base a su autenticidad.